Ámsterdam - ciudad con encanto

Ámsterdam

La capital del Reino de los Países Bajos, Ámsterdam, es una ciudad tranquila y hermosa, con canales concéntricos, cruces y puentes. Es un lugar idílico para disfrutar tanto en familia, como en pareja y en solitario, así como aprovechar fines de semana o estancias de mayor durada.

Es imposible resistirse a sus encantos, en todas las calles se puede admirar como las arquitecturas antiguas y modernas coexisten armónicamente. Se pueden encontrar rincones tranquilos, plazoletas, casas típicas y pequeños puentes para cruzar, donde el tiempo parece ir más despacio, donde los momentos se paran para poder disfrutar de ésa magia que todo lo envuelve.

Una residencia cultural y artística, Ámsterdam está llena de lugares emblemáticos  y museos, como el Museo Van Gogh tan renombrado, la Casa de Ana Frank y la Casa de Rembrandt. Aparte de estas visitas obligadas en Ámsterdam, conciertos y festivales de verano se producen cada año y, obviamente, ¡hay algo que hacer para todo el mundo!

Para relajarse, nada mejor que pasear por los jardines y parques decorados, hacer un recorrido por la ciudad en barco o pasear por el mercado de las flores situado junto a los canales. Tiendas, restaurantes, cafeterías y puestos de comida ofreciendo curiosidades en su interior hacen que la ciudad sea atractiva para los más curiosos, para los más gourmets, para los más atrevidos... Para salir por la noche, los eternos bares y discotecas atraen a miles de jóvenes.

Cuando se habla de la ciudad de Ámsterdam, una de las primeras imágenes que vienen a la mente del viajero son las bicicletas. Son las sustitutas del coche, y hay tantas en toda la ciudad que acaba generando una decoración no planeada. Si vas, quedarás impresionado al poder disfrutar de descubrir los pequeños rincones de la ciudad a través de una bicicleta.

Desde mediados de marzo a mediados de mayo, aparece la gran temporada de los tulipanes en Holanda. El paisaje que se crea con todos los tulipanes es un espectáculo, los colores, la vida que se transmite… no se puede considerar el viaje sin visitar el Museo del tulipán en el centro histórico de la ciudad.

En Ámsterdam, te darás cuenta de la diversidad y la tolerancia que prevalece allí. Si quieres pasar una estancia en un ambiente relajado y acogedor, éste es tu sitio, en el que la sensación de tiempo que fluye en silencio sobre los canales de agua te alegrará la vivencia.